Perquè canviar a una caldera de condensació de gasoil?

Muchos de nuestros clientes nos comentan que están cambiando sus antiguas calderas por otras más modernas que incorporan sistemas de condensación. Estamos hablando de las calderas de condensación de gasoil.

¿Porqué cambiar a una caldera de condensación de gasoil?

Existen dos motivos fundamentales que justifican el cambio a una caldera de condensación de gasoil: el ahorro de combustible y el respeto al medio ambiente.

En Petrolis Figueres siempre buscamos lo mejor para nuestros clientes, por eso, hoy queremos contarte un poco más sobre el funcionamiento de este tipo de calderas y las ventajas que puedes obtener.

Ventajas de las calderas de condensación

Mientras que las calderas tradicionales expulsan los humos y vapores de agua procedentes de la combustión directamente por la chimenea a una temperatura aproximada de unos 200 grados, las calderas de condensación recuperan el calor de esos vapores y lo transforman en una energía adicional con la cual se alimenta la caldera.

Las mejores calderas convencionales consiguen una potencia calorífica del 80 – 90 %. Sin embargo, el índice calorífico en las calderas de condensación alcanza el 110%, o lo que viene a ser lo mismo, supone un ahorro del 30% en el consumo de gasoil.

Así pues, esta moderna tecnología permite mejorar la calidad de la combustión que se crea en el interior de la caldera, reduciéndose de manera notable las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes y perjudiciales para la capa de ozono, lo que redunda directamente en un enorme beneficio medioambiental a corto plazo.

Finalmente, recordar que el coste de adquisición de las calderas de condensación es algo más elevado que el de las calderas convencionales, pero cabe tener en cuenta que se trata de una de las tecnologías más modernas del mercado.

Si decides instalar una caldera de condensación en tu hogar con el tiempo, en Petrolis Figueres realizamos la distribución del gasóleo a domicilio en Castello d’Empuries.